Y ahora, ¿qué hacemos? Tratar el dolor de espalda no específico con Fisioterapia y/o Acupuntura.

Man_Ray_violin_Ingres_1924_Centre_Pompidou_Musee_national_d_art_moderne[1]

Estamos con un dolor de espalda persistente. No nos mata, pero está ahí y no parece querer marcharse. Puede ser una cervicalgia punzante -dolor en la parte posterior del cuello-  o un dolor lumbar que no nos deja ni por vacaciones. Ya hemos ido al médico de cabecera y al especialista, pero el dolor no se va.

Entonces viene la gran pregunta: ¿Qué podemos hacer?

Pues bien, lo primero de todo es afrontar este dolor de espalda con actitud positiva. Suena muy fácil, pero cuando sientes un clavo en las cervicales, o la presión en las dorsales no te deja inspirar del todo, cuesta verle la parte buena. En tal situación no se trata de saltar y bailar –¡cómo lo vamos a hacer!- sino de pensar en que este dolor es pasajero y que, con la actitud y acciones adecuadas, conseguiremos vencerlo.

Ahora vamos a la acción. En la entrada anterior decía que a veces se pautaban sesiones de Fisioterapia para aplicar tratamientos a nivel local. No es que estos tratamientos no funcionen, pero sí que es cierto que a veces son insuficientes.

En mi opinión, un tratamiento de Fisioterapia para tratar el dolor de espalda no especifico ha de incluir un buen trabajo de Terapia Manual, no sólo en el lugar que duele o molesta, sino en todas las estructuras de alrededor. Por ejemplo, una cervicalgia crónica puede mejorar con un trabajo de amasamiento en la zona, movilización articular, estiramiento muscular y tracción, además de aplicar calor. Pero si también trabajamos los brazos, que sienten y se mueven gracias a los nervios que salen precisamente de entre las vértebras cervicales, seguramente notaremos mucha más mejoría. Y si también amasamos el resto de la columna, y musculatura asociada, pues todavía mejor.

En el caso de una lumbalgia, aparte de hacer masaje en la parte baja de la espalda, también es muy positivo hacerlo en glúteos y en la parte posterior de las piernas – aparte de estirar su musculatura- puesto que con esta zona relajada, las vértebras lumbares reciben menos tensión.

A nivel de Fisioterapia también se puede enseñar a controlar, pero sobre todo a prevenir el dolor de una forma más activa, a través de unos ejercicios que no han de ser iguales para todos, sino que han de adaptarse al estilo de vida y a las expectativas de cada persona. En este caso, son muy recomendables las sesiones individuales de Yoga Terapéutico.

Por otra parte, una forma de tratar con éxito el dolor de espalda no específico es a través de la Acupuntura. Pero para hablar de ello con gran conocimiento, os dejo con esta interesantísima entrada de la Dra. Margarita de Legórburu, médico y acupuntora , con una larga trayectoria ´a sus espaldas`.

http://www.acupuntura-legorburu.com/te-duele-la-espalda/

Que tengáis una feliz semana y ¡que el cuerpo fluya!