Adolescencia y tendencia sexual

la foto-1

Esta semana he colaborado con la revista Mujer Hoy, en el artículo Cómo orientar a tu hijo adolescente si se hace preguntas sobre su tendencia sexual.  Aquí abajo tenéis el enlace, aunque seguiamente hablo de esta cuestión de forma más extensa.

http://www.mujerhoy.com/ser-madre/educar/orientar-adolescente-tendencia-sexual-750474102013.html

La adolescencia es una etapa de descubrimiento y de cambios. Es un momento donde se empiezan a tomar decisiones, muchas veces bajo influencias externas -no siempre las más adecuadas-. Lo que deseamos, o no, depende de nuestra intuición o de la inercia de nuestro entorno: a veces decimos que algo nos gusta porque les gusta a nuestros amigos, o a nuestra familia, o porque hay algo que nos atrae, sin saber exactamente qué es, ya que no lo hemos experimentado antes.
Por otra parte, también nos interesa gustar, porque necesitamos sentirnos aceptados, sentirnos parte de algo que nos ayuda a definirnos. Así pues, en muchas ocasiones, lo que de verdad deseamos no coincide con lo que acepta nuestro entorno.

Respecto a la sexualidad, como comentaba en la última entrada, la Función Erótica llega a un estadio en el que las glándulas sexuales ya están en marcha, y por tanto deseamos experimentar con otra, u otras personas. Sin embargo, nuestro desarrollo sexual ha empezado mucho antes,en nuestra infancia, cuando hemos buscado conocer nuestro cuerpo y nuestro entorno y nos hemos desarrollado a nivel psico-afectivo.
Conocer, aceptar y amar nuestro cuerpo va a ser vital a la hora de expresar nuestras necesidades. Asimismo, sentirnos aceptados y amados por los de nuestro entorno nos dará mayor seguridad, autoconfianza y criterio cuando queramos establecer conexiones con los demás.
Definirnos sexualmente representa una parte crucial en este proceso de autoconocimiento. Puede resultar difícil, incluso doloroso en algunos casos, descubrir la atracción por personas del mismo sexo, puesto que se sale de lo habitual y de lo que, en un principio, creemos que se espera de nosotros.
Sin embargo debería ser mucho más fácil, más fluido.
Si nos hemos ido conociendo de forma progresiva, sin represiones ni juicios, nos queremos y nos sentimos queridos, será más fácil manifestar libremente nuestra tendencia sexual. Esto no significa gritarlo a los cuatro vientos, puesto que nuestra vida y evolución sexual son nuestras. Se trata más bien de asimilarlo de forma natural, y de poderlo expresar a quién nosotros, y sólo nosotros, decidamos.
Precisamente por esto, la actitud de los padres es clave, pero no sólo en la adolescencia, sino ya desde mucho antes.

Si estos padres han basado la crianza y educación de sus hijos en el amor sin condiciones, en el estímulo de la creatividad y en la aceptación personal y de los demás, es más probable que la elección de la tendencia sexual se desarrolle de forma natural y fluida. ¿Cuál es el problema de que te gusten personas de tu mismo sexo? ¿Que seas diferente? Pero, ¿y si ser diferente no es un problema para ti, porque tienes la suficiente seguridad y criterio para manifestar lo que te gusta a ti, y no a los demás?
Por otra parte, que los padres eduquen a sus hijos en la libertad no implica que los hijos deseen hablarlo y compartirlo todo. Los padres han de respetar los tiempos de sus hijos, así cómo su voluntad para expresar lo que ellos deseen. También han de estar dispuestos a hablar, en el caso de que ellos quieran hacerlo. Y si es así, transmitirles seguridad, sensación de normalidad y, neutralidad. Son ellos los que eligen, no los padres.

Desde el punto de vista de los propios adolescentes, si hay necesidad de experimentar a nivel tanto afectivo como sexual, hay que hacerlo, hay que dejarse llevar, pero siempre es preferible hacerlo de forma progresiva. Por ejemplo, empezar con besos y caricias, ir descubriendo poco a poco lo que nos proporciona placer, cómo pedirlo y cómo compartirlo. No por ir más rápido nos van a querer más -si es así, entonces es que de entrada ya no nos quieren tanto-.
En definitiva, cada uno ha de descubrir y vivir su propia sexualidad tal y cómo le va dictando su cuerpo y sus necesidades afectivas, de forma progresiva según su propio tiempo, y desde la libertad de elección y de expresión.

http://www.mujerhoy.com/ser-madre/educar/orientar-adolescente-tendencia-sexual-750474102013.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s