La Función Erótica

Tal y como os había introducido en la entrada anterior, las/os fisioterapeutas que estamos en el campo de  la Fisiosexología trabajamos aplicando una serie de técnicas corporales con el objetivo de armonizar la Función Erótica, o bien rehabilitarla cuando está en disfunción. Ahora os preguntaréis: ¿Qué es eso de la Función Erótica? Pues bien, la Función Erótica es aquella que está ligada a la práctica sexual.  Si vamos más allá, resulta ser una función de socialización y de equilibrio psicológico y físico. La Función Erótica constituye un potente factor de cohesión social y de apertura individual, a no ser que no esté bien integrada social y educativamente, A nivel de desarrollo individual, supone una motivación intrínseca para vivir y compartir con otros, para cooperar con el fin de aumentar el nivel de disfrute personal y mutuo: necesitamos abrirnos al mundo, conocer a otras personas, y es a partir de ahí que podremos establecer un contacto más cercano con aquella ó aquellas con quien, finalmente, decidamos compartir una o más relaciones sexuales. En general, la Función Erótica es una fuente de placer. El conocimiento y aceptación de uno mismo depende en gran medida de esta función, aunque yo diría que también sucede al revés: una Función Erótica (FE) óptima también depende de que uno  se conozca, se acepte y disponga de mayor autoconfianza, pues es importante en el momento de manifestar y compartir los deseos más íntimos. La FE no sólo está unida al desarrollo de las glándulas sexuales y sus hormonas asociadas, sino que, en realidad, se inicia mucho antes. De hecho, ya empieza en el útero materno, cuando el bebé toca su reducidísimo entorno, y se toca, simplemente para conocer. Ya después del nacimiento, los niños van asimilando el exterior a través de la boca y las manos, en diferentes etapas. No es que los demás sentidos no sean importantes, pero es cierto que el desarrollo del tacto está íntimamente ligado al desarrollo afectivo, y por consiguiente, al desarrollo sexual. Como decíamos más arriba, la FE ha de estar bien integrada social y educativamente. Esto significa que nuestro bagaje psico-afectivo influye directamente en ésta. Con todo esto podemos deducir que en la FE hay dos parámetros: el corporal y el emocional. Recordemos que el sexo es sensorial, y nunca dejamos de sentir. ¿Qué relación tiene la Función Erótica, con las disfunciones sexuales, y  la Fisioterapia? Pues bien, ahora os lo explico. De entrada, muchas de las disfunciones sexuales, tanto en hombres cómo en mujeres, tienen tratamiento. Podemos estar ante un vaginismo, una dispareunia (dolor durante la penetración) o una vulvodinia (dolor general en los genitales externos femeninos) en el caso de las mujeres; o tratar una  diserección, o una eyaculación precoz en el caso de los hombres, entre otras afecciones. Cada una tiene un tratamiento específico, pero si queremos abordarlas y tratarlas con éxito, hemos de ir más allà del problema objetivo, para intentar llegar a su origen. El origen de la disfunción sexual puede encontrarse en una parada en el desarrollo de la FE. Por ejemplo, una educación afectivamente restrictiva, un caso de abuso, una afectación del sistema emocional. También puede darse a partir de un evento externo que, aunque sea normal, pueda modificar la percepción de la FE, como puede ser un parto, un cambio en la imagen corporal, etc. Como fisioterapeutas, es importante conocer el nivel de rendimiento sexual de nuestro paciente, que no es nada como ‘cuántas veces lo hago, o cuánto aguanto’, sino que se trata de una apreciación subjetiva de la vivencia sexual, del nivel de placer erótico vivido en un contexto determinado. Es probable que la vivencia sexual sea diferente antes y después de un parto, o una operación de próstata, o ante distintos niveles de incontinencia, etc. Se trata, pues, de identificar adecuadamente el problema para poder aplicar un tratamiento determinado. En resumen, las disfunciones sexuales que pueden tratarse desde la Fisioterapia son mucho más comunes de lo que pensamos,  y tienen tratamiento. Ya que estas disfunciones tienen una vertiente corporal y emocional, los profesionales no sólo abordaremos la parte física, sino que también hablaremos extensamente con nuestros pacientes para que el tratamiento sea de mayor calidad, y sobretodo para que nuestros pacientes sientan que son lo que son: personas perfectamente normales.

2 pensamientos en “La Función Erótica

  1. Gracias Laura por tus aportaciones tan precisas, claras y explicadas con una brillante naturalidad!! Abrazo !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s